BOAS VINDAS

A idéia deste blog é a criação de um espaço para o questionamento de duas grandes forças das ideologias atuais: o Capitalismo e o Socialismo. Que, senão são coincidentes,não são também totalmente opostas. Terceira Via é nada menos do que uma Resultante dessas duas forças. Abrindo assim, um campo para o existência de uma opção, que não é uma coisa nem outra e ao mesmo tempo são as duas coisas. Eu acredito muito nessa vertente, como alternativa para convergir anseios de ambas as correntes. Num olhar metodológico, poderiamos enxergar essa possibilidade como uma demonstração empírica da dialética. Enquanto o Capitalismo está mais associado ao racional, à eficiência, à lógica; o Socialismo está mais associado ao nosso cognitivo, à sensibilidade, sentimentos, percepções, etc. Acredito ainda, que só a Democracia viabiliza essa vertente. A Ditadura, sem dúvida, enviesará para o socialismo ou para o capitalismo radical. ENTÃO SEJA BEM VINDO, COLOCANDO SUA CONTRIBUIÇÕES, SUAS IDÉIAS, SUAS DÚVIDAS, ETC. (Paulo Franco)

sexta-feira, 19 de setembro de 2014

Marina Silva, la Capriles brasileña

Por Miguel Ángel Ferrer

 

El próximo domingo 5 de octubre habrá elecciones presidenciales en Brasil. Se enfrentarán la actual presidenta Dilma Rousseff y Marina Silva, candidata del Partido Socialista, organización política de extrema derecha, fiel seguidora de los dictados de Washington y que de socialista sólo tiene el nombre. De modo que, sin forzar los términos, podría decirse que Marina Silva es a Brasil lo que Henrique Capriles ha sido a Venezuela.
















El próximo domingo 5 de octubre habrá elecciones presidenciales en Brasil. Se enfrentarán la actual presidenta Dilma Rousseff y Marina Silva, candidata del Partido Socialista, organización política de extrema derecha, fiel seguidora de los dictados de Washington y que de socialista sólo tiene el nombre. De modo que, sin forzar los términos, podría decirse que Marina Silva es a Brasil lo que Henrique Capriles ha sido a Venezuela.
____________________
Artículos Relacionados:
Brasil tem alto desempenho no desenvolvimento humano e é modelo para o mundo, diz ONU
"América Latina lanza el Banco del Sur para plantar cara al FMI" 
Lula dice a México: Atacar la pobreza es clave para crecer
BANCO MUNDIAL: El mundo puede aprender mucho de Brasil
El secreto de Venezuela en su lucha contra la pobreza

Latin America After Chávez
____________________

Pero Marina Silva no niega la cruz de su parroquia. Desde su plataforma electoral muestra abiertamente su postura derechista y pro imperialista. Quiere echar abajo los grandes avances de Brasil que han hecho del gigante sudamericano una nación verdaderamente soberana, no sólo alejada de los designios de Estados Unidos, sino francamente opuesta a ellos.


La candidata de la derecha quiere fortalecer los lazos con EU, vínculos que, como en los viejos tiempos de las dictaduras militares, de Fernando Collor de Mello, José Sarney, Itamar Franco y Fernando Henrique Cardoso, sólo podrán ser de sumisión, vasallaje y alta dependencia.

En vísperas del proceso electoral, las encuestas, siempre interesadas, siempre bien patrocinadas y nunca verdaderamente confiables, hablan de un empate técnico entre ambas candidatas. Se trata de la vieja y manida estrategia de la derecha para aparentar que su representante de veras tiene posibilidades de triunfo. Y se trata igualmente de crear las condiciones postelectorales para, en el esperable caso de su derrota, alegar fraude y desestabilizar al futuro gobierno. Otra vez la sombra de Capriles proyectándose sobre Brasil.

Marina Silva también pretende, según su propio dicho, terminar con la estratégica alianza de Brasil con Venezuela y con Cuba. Y asimismo sabotear los nexos de Brasilia con Rusia y con China, todo al gusto de los más caros deseos de EU.

Como el enorme anhelo de atemperar o de plano destruir ese gran avance de la multipolaridad que representa la alianza de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, los célebres Brics, poderosa fuerza política y económica que hace contrapeso a la unipolaridad imperialista encarnada en EU. Qué mejor que la salida por propia voluntad de Brasil de los Brics. Ah, el sueño dorado de Washington que su alfil Marina Silva podría hacer realidad.

Por supuesto, doña Marina conspiraría, hasta liquidarlo, con el exitoso programa brasileño de combate al hambre, para sustituirlo, obviamente, con algún programa de ajuste ideado en el Fondo Monetario Internacional, a fin de que cada quien, incluidos desde luego los más pobres, se rasquen con sus propias uñas. Otra vez el sálvese quien pueda.

Para qué, dirá el peón femenino de Washington, la Unasur (Unión de Naciones Sudamericanas), si ya tenemos la OEA, el antiguo, putrefacto y lamentablemente todavía con vida Ministerio estadounidense de las Colonias.

Igualmente dirá: para qué el Mercosur, si ya tenemos muy avanzado en el papel el ALCA (Acuerdo de Libre Comercio de las Américas), instrumento comercial de dominio y sujeción de los países del sur por cuenta del imperio.

Pero entre todas las señales de su condición de alfil de EU, quizá ninguna más reveladora que su afirmación de que en caso de ser elegida presidenta, “impulsará con fuerza los derechos humanos en países como Cuba”.

Fundadora con Lula del Partido de los Trabajadores y hoy pasada al campo de la más reaccionaria derecha, ¿tendrá doña Marina alguna leve idea del enorme prestigio que tiene Cuba en el mundo precisamente en el campo del respeto y protección de los derechos humanos? ¿Quién le sugirió a la candidata de EU ese tema como parte principalísima de su agenda electoral? ¿O nadie se lo sugirió (o dictó) y se trata sólo de mostrarse solícita con el patrón yanqui y con la derecha criolla por el apoyo recibido y las esperanzas de retroceso en ella fincadas?
____________________
Miguel Angel Ferrer - Economista y profesor de Economía Política. Fundador y director del Centro de Estudios de Economía y Política. Es columnista del diario El Sol de México, del catorcenario Siminforma, del diario Rumbo de México, entre otros medios. Analista político en distintos programas de radio. 
Artigo publicado originalmente na Telesur


Nenhum comentário:

Postar um comentário